Perú 263 2º Piso · (011) 5219-1233 · 15-5049-5253 · [email protected]

Fotografía de Arquitectura

Cuando se piensa en la fotografía de arquitectura es natural que la mente se llene de imágenes de edificios o construcciones emblemáticas que por ahí nos llaman la atención al viajar o conocer distintas ciudades del mundo. O tal vez recordemos imágenes tomadas por nosotros mismos en nuestro deambular por la ciudad en que vivimos, en esas salidas urbanas que a veces resultan muy mágicas. Pero en rigor de verdad, la fotografía arquitectónica refiere a un abordaje profesional que tiene su historia y que implica presentar en imágenes, del modo más adecuado que se pueda, una construcción arquitectónica, ya sea a nivel de interiores como de exteriores. Esta definición muy sintética resume qué es la fotografía arquitectónica, sus metas u objetivos esenciales.

La fotografía arquitectónica es en efecto una disciplina con un perfil eminentemente técnico, que dadas sus características requiere de un equipo para fotografía de arquitectura que, si bien no es necesariamente complejo, en cambio sí presenta sus singularidades. Habitualmente la fotografía arquitectónica –que tiene técnicas bastante originales- involucra algunos trucos para fotografía de arquitectura. Por lo común esta clase de fotografía no involucra iluminación artificial, ya que se busca aprovechar la natural y resolver el tema en el lugar.

A grandes rasgos se puede decir que para retratar ambientes o edificios de modo consistente harán falta objetivos estándar y angulares, de modo tal de conseguir, por un lado, una visión amplia, y por el otro, lentes que no distorsionen. Esto responde un poco la pregunta sobre cuál es la mejor lente para fotografía de arquitectura. Si bien existen diferentes tipos de fotografía arquitectónica, se sabe que los profesionales usan teleobjetivos para efectuar sus tomas, salvo cuando les toca realizar imágenes de detalles que resulta simple retratar con las ópticas convencionales. En cambio es común que se requiera un trípode, particularmente para realizar las tomas de fotografía arquitectónica en interiores, en los que pueden requerirse exposiciones más prolongadas. Además, es clave contar con un buen filtro polarizador, de modo de poder limitar los reflejos de los vidrios por caso, o cuando se hacen fotos afuera poner agregar contrastes a las nubes o saturar los cielos, por ejemplo.

Fotografía Arquitectónica

La fotografía de arquitectura presenta características que le son muy propias, por lo tanto hay una serie de tips que pueden aprenderse ya sea en cursos como los de CETAE, o en algún posgrado de fotografía de arquitectura. En estos espacios de aprendizaje se enseña la relación de la fotografía con la arquitectura, las técnicas que hacen falta para trabajar, las particularidades del equipo, etc.

Un asunto clave es que no existan distorsiones a nivel de la perspectiva (evitar que converjan las líneas), para lo cual habrá que asegurarse que las lentes sean de calidad y trabajar con la cámara en orientación horizontal. Para solucionar esta cuestión de la perspectiva y de no distorsionar las realidades que se van a fotografiar, una sugerencia es emplear objetivos descentrables.

Si fuera posible, sería una buena idea tratar de conversar con el arquitecto que diseñó la obra, de modo de poder tener su visión sobre el trabajo y los conceptos que lo llevaron a definir las formas de tal o cual manera. Muchas veces a partir de esas charlas va quedando más claro qué es lo que resulta esencial mostrar, ya que en definitiva uno de los objetivos centrales para la fotografía de arquitectura es poder plasmar el espíritu de la construcción.

Cursos de Fotografía de Arquitectura

Tanto sea que usted busque dedicarse profesionalmente al tema, o que quiera participar por ejemplo en un concurso de fotografía de arquitectura, convendrá que incorpore ciertos conocimientos que son esenciales para “educar” su mirada.

Está claro que la cuestión de la luz es central tanto en la fotografía como en la arquitectura, y saber captar los juegos de luces y sombras es clave. Durante los atardeceres o amaneceres el fotógrafo obtendrá sombras suaves, por ejemplo; y en cambio en horarios de mayor luz podrá conseguir sombras más tajantes y con mayor definición. Por ejemplo, la fotografía arquitectónica de exteriores procura aprovechar los momentos anteriores a la salida y a la puesta del Sol, también conocidos como “hora azul”.

Naturalmente, la fotografía de arquitectura es un pequeño universo dentro del mundo de la foto, y como tal presenta distintos tips y “trucos” que conviene dominar. ¡Por eso en CETAE ofrecemos cursos con foco en esta disciplina singular!.

×
Hola! podemos ayudarte en algo?